Comunidades

Actualmente estamos presente en seis comunidades cerca de la capital :
El Milagro, Tierra Nueva, Lo de Fuentes, Unidos por la Paz , El Porvenir y El Mezquital y terminando el proceso en la colonia Ciudad Real y Esquipulas. En cada comunidad, ofrecemos los dos niveles de alfabetización.
En tres comunidades ofrecemos clases  de primaria y en  El  Milagro – donde se encuentra la sede del proyecto – también clases de básicos.  La primaria y  básicos se atiende en coordinación con el IGER (Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica)
¡De esta manera podemos ofrecer a la gente una carrera educativa que termina con obtener un diploma reconocido!

Colonia El Milagro

Es un área ubicada a 19 kilómetros del centro de la ciudad capital. En esta colonia llevamos 17 años de trabajar y aquí esta ubicada la sede de La Asociación de Educación Popular para Adultos. A sus alrededores hay asentamientos y pequeñas colonias que se han ido conformando, las cuales carecen de los servicios básicos. En esta colonia, ofrecemos clases de alfabetización (nivel nueva y seguimiento), clases de primaria y clases de básica (IGER).

Tierra Nueva II

Aquí empezó nuestro proyecto. Es una comunidad con características  urbanas pero también rurales por la variedad de asentamientos que se localizan en los barrancos y sus orillas. Tradicionalmente esta comunidad lamentablemente ha sufrido muchos deslaves que han costado víctimas humanas y pérdidas materiales. Aquí se desarrollará la primaria y grupos de alfabetización.

Aldea Lo de Fuentes

Es una comunidad semi-rural, perteneciente al municipio de Mixco. Se ubica a 15 kilómetros del centro de la capital. Aquí se atiende desde 1989 grupos de alfabetización.

Unidos por la Paz

Es un asentamiento con un promedio de 2,500 champas o covachas, las cuales son muy pequeñas, con una medida 6 x 10 mts². Tiene servicio de energía eléctrica y agua, pero igual que las otras comunidades son insuficientes.
Especialmente llama la atención por estar rodeado de barrancos donde corre un rió de aguas negras altamente contaminadas por los desechos de las fábricas.
Posee una escuelita primaria. Con muchas carencias de mobiliario, iluminación y ventilación.
En Unidos por la Paz, también comenzamos trabajar en el año 2008.

La comunidad El Mezquital

A simple vista se puede observar como una comunidad desarrollada ya que la mayoría de viviendas son de block, sus calles asfaltadas y cuenta con los servicios básicos.
Pero,  al introducirse en la comunidad se puede  ver un gran atraso social debido a la violencia en que se vive en el sector. Las personas viven atemorizadas y es triste ver que a ciertas horas ya no hay personas circulando en las calles, solo se logra ver varios grupos de jóvenes comprendo y vendiendo drogas, consumiéndolas en las calles sin que las autoridades hagan o digan algo.
Por otro lado, las personas que llegan a los grupos de alfabetización se han  formado la meta de aprender a leer y escribir. Y hay un comentario que me llamó mucho la atención: “Si ustedes arriesgan sus vidas para venir a enseñarnos, por qué yo no voy a ir a ese sector, si voy a ser beneficiada”

Aldea El Porvenir

Es una comunidad de aproximadamente 18,000 habitantes y la mayoría de las casas son de lámina y madera. Algunas calles son asfaltadas, otras de tierra, de igual forma hay drenajes a flor de tierra  y en las esquinas de las calles existen chorros públicos pero no cae agua todo el día solamente en algunas horas. Es decir que no hay agua potable y  la que acarrean no es para el consumo humano. Hay iglesia católica carismática y varias iglesias evangélicas.  Hay una escuela pública con un anexo.
Hay 3 colegios, una clínica municipal y un dispensario que carecen de medicina y solo se atienden enfermedades pequeñas. La mayoría de la población sale a la capital a trabajar de albañiles, ayudantes de maquilas y sus ingresos son bajos.
En el ambiente se percibe inseguridad y grupos por las calles con apariencia sospechosa, hay poca presencia policial, aproximadamente 6 policías para toda la comunidad.  Las camionetas y pequeñas tiendas tienen que pagar las extorsiones.
Se escuchan muchos problemas de asesinatos, incluso en el mismo instituto donde damos clases hay asalto entre los mismos estudiantes.
En el grupo que atiendo la mayoría son mujeres, constantes y puntuales. Poco a poco he ganado su confianza.
Tienen problemas, especialmente las mamás con hijos en situaciones de riesgo y veo que enfrentan las adversidades y continúan asistiendo con deseos de aprender  y eso me motiva. Cuando logran leer una palabra me provoca satisfacción personal. En lo personal percibo un ambiente de inseguridad pero siento que con las visitas me estoy dando a conocer y así poco a poco me adentro ya que empezamos en El Porvenir este año.