Quiénes somos ?

Nuestro equipo cuenta con diez orientadoras (es) y tres coordinadores (as).
Cada día, luchamos para mejorar las cosas dentro de las comunidades pero también dentro de nuestra organización. Estamos muy orgullosos de lo que realizamos cada día.

Misión

ASEPA concientiza a  las personas  sobre su derecho de educación, pero también sobre el derecho de tener formación social, económica y política.

Ofrecemos educación para jóvenes y adultos en las comunidades más pobres de la ciudad capital y en las aldeas vecinas, porque sabemos que ellos tienen menos oportunidades. Nosotros queremos darles la oportunidad para aprender a leer y a escribir para que después puedan para obtener un titulo.

No solo queremos dar educación, sino también queremos formar a estudiantes  en valores como la solidaridad, la igualdad, el autoestima y el respecto para todos y todas (indígenas, ladinos, jóvenes, ancianos, mujeres y hombres). Enfatizamos en este durante las clases y en los reflexiones con las y los estudiantes y  orientadores (as).

Visión

La educación es un Derecho Humano inalienable reconocido por la Constitución Política de la República de Guatemala, pero  en nuestro país no es respetado porque es inaccesible para la mayoría de la población. Especialmente para las mujeres y jóvenes de áreas rurales y marginales.

La Asociación de Educación Popular para Adultos (ASEPA) sostiene que la educación es una necesidad social que contribuye al desarrollo integral de las personas, grupos y comunidades, porque permite la liberación y el desarrollo de competencias múltiples que ayudan en la construcción de una sociedad más justa.

La ASEPA cree que todas y todos los guatemaltecos deben tener igualdad de oportunidades para obtener un mínimo de educación y contribuir a la universalización de la Educación Primaria y Básica.

Nuestra organización  también cree en la necesidad de fortalecer los valores como la solidaridad, el respeto, la autoestima y la responsabilidad social. Como somos miembros de la misma comunidad, ASEPA esta abierta para todos, sin importar la religión y creencias políticas de los estudiantes.

Estrategia

Alfabetización
Para ayudar a realizar el derecho de alfabetización para todos y todas, ofrecemos clases en varias comunidades. Para motivar a las personas a continuar asistiendo a clases, las visitamos cada semana y les preguntamos como manejan las tareas, conocemos su realidad familiar y comunitaria para acompañarlos desde su realidad.
Ofrecemos dos niveles de alfabetización: nivel nuevo y nivel seguimiento. El nivel de seguimiento es una preparación para iniciar el proceso de primaria y básicos.

Primaria y básicos
El derecho de educación y desarrollo educativo no solamente se cumple con la alfabetización. Por esto, queremos ayudar a realizar las metas del milenio en este sector, es decir enseñanza primaria y básica para todos y todas. Por esto, ofrecemos clases de la primaria y de básicos. Cómo nuestra organización también es un centro de IGER, los estudiantes  que terminan los estudios obtienen un diploma oficialmente reconocido.

Formación
Para poder transmitir los valores de la organización y nuestro mensaje emancipador a los estudiantes – con el objetivo de construir una sociedad más justa – es necesario  formar a los orientadores en primer lugar. Son ellos que tienen que conducir las reflexiones y el diálogo con las y los estudiantes. Por lo tanto, organizamos regularmente talleres y sesiones de formación con personas expertas e instalamos comisiones de formación con miembros del equipo.

Fondos
Para realizar todo esto, nuestro proyecto necesita fondos económicos. ASEPA no recibe subsidios del gobierno. Por lo tanto, buscar fondos es una actividad importante para nuestra organización. Buscamos donantes y organizamos actividades en Guatemala y en Bélgica para ayudar al proyecto. Gracias a las personas que nos apoyan, podemos realizar nuestra misión y visión cada día.

Antecedentes

Para conocer las raíces del proyecto, tenemos que regresar hasta el 1986. En este momento, el sacerdote belga Raf Bauwens estaba trabajando como misionero en Guatemala. En este año, el  padre Bauwens fue testigo de una invasión en Tierra Nueva II, una comunidad en la que estamos trabajando hasta hoy. Más de 3000 personas reclamaron tierra para construir sus covachas.

Cómo no había nada de servicios, padre Raf organizó con otros seminaristas y con un médico una encuesta de necesidades en Tierra Nueva. Los resultados del la encuesta señalaban como necesidades primarias de la comunidad una escuela para enviar sus hijos y para aprender a leer y escribir ellos mismos.

En el mismo tiempo, el sacerdote belga tenía contactos con el GAM, una organización de familiares de gente desaparecida durante el conflicto. Reclutó voluntarios de esta organización para empezar un proyecto de educación en Tierra Nueva en el 1987.

El proyecto creció de manera explosiva y el radio de acción fue ampliado a otras comunidades también fuera de la capital. La situación con voluntarios fue insostenible y decidimos de convertirnos en una organización no gubernamental y contratar a los orientadores u orientadoras.

En 1994, el centro de nuestro proyecto fue establecido en El Milagro, donde los orientadores planifican las clases, realizamos las reuniones y  trabaja la coordinación. En el mismo edificio damos clases de alfabetización, primaria y básicos.

Hoy en día, por el aumento de la organización, nuestro centro es demasiado reducido. Por esto, queremos hacer una nueva construcción al lado del centro, que tendría que ser listo en el 2,010.

En el 2009, estamos activos en cinco comunidades, donde damos clases a más de 600 personas en total. Esperamos crecer más con su ayuda para que podemos ofrecer un futuro mejor a más personas.